Las especiales características de los almacenes victoriano los hacen muy proclives a constituirse en una vivienda que sirva a su vez, tanto como lugar de residencia como de trabajo. A semejanza del tradicional loft neoyorquino, que es el tipo de residencia que mejor ha recogido en los últimos años la tendencia de este estilo de arquitectura impulsado en Gran Bretaña a finales del siglo XIX. Porque no podemos olvidar, que es al fin y al cabo un estudio adaptado a partir de una nave o almacén industrial.

En cualquier caso, proporcionará aún más recursos y espacios como para configurar el escenario más adecuado para combinar tu vida personal con la profesional. Pero con el valor añadido de un estilo tan elegante y con un sabor añejo que se presenta como uno de los lugares ideales para diseñar la casa que siempre has soñado tener. Hasta el punto que se constituye en uno de los escenarios más indicados para las profesiones liberales: arquitectos, periodistas, realizadores cinematográficos, escritores, diseñadores, etc.

Porque en efecto, a partir de la oportuna reforma o rehabilitación de los espacios necesarios, se conformará en lugar propicio para desarrollar tu imaginación más creativa. ¿Quieres dar este paso tan original para convertirlo en tu vivienda? Incluso si no estás dedicado a alguna de estas actividades que te hemos mencionado podrás conseguir tus objetivos. Será tan solo una excusa para realizar una transformación casi total que sorprenderá por sus resultados tan satisfactorios.

¿Sabes qué debes tener en cuenta al comprar una casa? Descarga esta guía gratuita y descubre todos los puntos importantes a tener en cuenta para decidirte por una casa

Almacenes victoriano: una casa a tu medida a través de cuatro pasos

  • Puedes suplir la estrechez de sus estancias a través de espacios mucho más funcionales que te permitan desplegar toda una serie de recursos en el interiorismo. Para ampliar la biblioteca, diseñar tú propio despacho particular o sencillamente disponer de mayores y más eficaces estrategias para decorar la casa en función de tus necesidades profesionales. Y porque no, también de tus gustos inmobiliarios y ornamentales. Son muchas las variantes que podemos emplear en el almacén para convertirlo en casa. Más que en otros modelos de vivienda menos convencionales.   
  • También será realmente interesante sacar provecho de la altura de estos almacenes. No en vano, es una de las principales aportaciones de los almacenes victorianos. Será el destino más oportuno para instalar librerías o estanterías para que puedas tener todo el material literario, documental y hasta audiovisual completamente organizado. Manteniendo una estética muy recomendable sobre el conjunto de la nueva casa.
  • La ausencia, o mejor dicho escasez de separaciones, entre unas y otras estancias deberá ser una de las finalidades de la reforma que deberemos acometer para su total acondicionamiento. No con otro objetivo que proporcionar una mayor libertad de movimientos dentro del antiguo almacén. Este tratamiento que le darás a través de un diseño muy personal se constituirá en el paso obligado para que desarrolles con mayor autonomía la profesión. Sin que haya colisiones entre tu vida íntima y la profesional.

No puede olvidarse, por último, que este estilo clásico posibilita disponer de mayor claridad en todas las estancias de la casa. Puede ser la excusa perfecta para elegir un mobiliario en donde predomine el color blanco por encima de otras tonalidades. Su efecto será inmediato debido a que resaltará aún más la claridad que ofrece la luz natural en el interior. Como consecuencia de todas estas aportaciones, lograrás que al final puedas vivir en una casa de estilo victoriano, pero manteniendo tus propias ideas sobre interiorismo.