Comprar casa es sin duda una de las decisiones más importantes que tomamos en nuestra vida. Por este motivo, es muy importante tener una serie de aspectos claros antes de tomar la decisión final.

La búsqueda: aspectos a tener en cuenta

 

Lo primero es decidir la zona donde quieres comprar casa. En esta elección influirán seguramente factores emocionales (cercanía de padres, familiares, amigos, el barrio de “toda la vida”…) y  factores objetivos (precios de la zona, transportes, aparcamiento, zonas verdes, centros comerciales, servicios urbanísticos…). Ambos son importantes y tenerlos en cuenta te ayudarán a tomar una decisión acertada.

 

En cuanto a los criterios de búsqueda, te indicamos algunos que deberías tener en cuenta

 

La ubicación

 

El acceso y los medios de transporte más próximos desde o hacia el puesto de trabajo, puede suponer un ahorro de tiempo y dinero importante.

 

El precio

 

Tendrás que tener en cuenta la zona, calidades y lo más importante, si encaja en tu presupuesto.

 

Calificación energética

 

Cuanto mejor sea la calificación energética de tu casa, mayor será el ahorro de energía, y, por tanto, mayor el ahorro en tus facturas de consumo. Un edificio con Calificación Energética A supone una disminución de emisiones de CO2 y una reducción significativa de la demanda energética del edificio (calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria).

 

La forma de pago y financiación

 

Comprar casa de obra nueva sobre plano facilita el acceso a la misma por la flexibilidad de sus pagos, además de acceso a la financiación a través de la subrogación al préstamo promotor.

 

Zonas comunes

 

Las zonas comunes que aportarán valor a tu día a día, donde podrás disfrutar de tu ocio y tiempo libre en familia.

 

Planificación de mi presupuesto

 

Lo primero antes de comprar una casa es decidir un presupuesto orientativo realizando un Análisis de Accesibilidad a la vivienda.

Adicionalmente tenemos que ver el Esfuerzo de Compra que nos supone la compraventa. Para ello hemos de revisar que la cantidad que vayamos a destinar a comprar casa no debería superar el 35% de los ingresos netos mensuales. Para ello, haz el siguiente ejercicio:

Divide tus ingresos netos anuales entre 12.

Calcula el 35% de esos ingresos mensuales (multiplicándolos por 0,35): esa sería la “mensualidad ideal” de tu hipoteca.

A partir de esta mensualidad ya sabes el importe de la hipoteca que puedes solicitar.

También hay que considerar los gastos iniciales de la compra de tu vivienda que puede calcular entre un 10% y un 15% del precio. Estos gastos se tienen que desembolsar al principio y por tanto deben sumarse al precio de venta.

 

 

Gastos: ¿Qué impuestos gravan mi compra?

 

Uno de los detalles que tendremos que tener en cuenta a la hora de comprar casa son los gastos que va a generar la compra. A continuación, vamos a detallar cuáles son y en qué fase nos los vamos a encontrar:

 

IVA

 

La primera transmisión de vivienda está sujeta al Impuesto sobre el Valor Añadido al tipo reducido. El impuesto recae sobre la vivienda y sus anejos. El IVA se irá abonando a medida que se van realizando pagos a cuenta.

 

A.J.D

 

Actos Jurídicos Documentados (A.J.D). Dicho impuesto gravará la escritura en la que se documente la transmisión de la vivienda por el importe de la compraventa.

 

I.I.V.T.N.U

 

El pago del Impuesto Sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, comúnmente conocido también como Plusvalía Municipal. Efectivamente, se trata de un impuesto municipal y cada Ayuntamiento aplica sus tipos. No debe preocuparse el comprador de este impuesto, pues en este caso será satisfecho por el vendedor.

 

IBI

Pago del Impuesto de Bienes Inmuebles correspondiente al periodo del año que se haya disfrutado.