Eso de que compro apartamento pero no sé por dónde empezar es más común de lo que piensas. Así que si te has embarcado –o a punto estás de hacerlo– en la compra de una casa, tranquilo porque vamos a proporcionarte las claves para que salir airoso del trance.

Por lo tanto, señoras y señores, vamos a ver en qué tenemos que fijarnos si éste es nuestro propósito.

Compro apartamento, pero ¿cómo está el mercado inmobiliario?

Antes que nada has de saber que el mercado inmobiliario comienza a despertar del letargo de la crisis. De esta manera, los compradores se han animado a adquirir una casa y, además, las constructoras comienzan a pedir permisos de obra y a planear nuevas urbanizaciones en barrios que empiezan a despuntar. Por lo tanto, es posible comprar sobre plano, además de decantarnos por viviendas de segunda mano. De todas maneras, a la hora de escoger tu nueva casa, no olvides que ahora rige un nuevo código técnico de la edificación que ha incrementado las exigencias en cuanto a casas más eficientes energéticamente. Todo ello quizás haga más atractivas desde un punto de vista energético a las nuevas construcciones, pues están más en consonancia con los nuevos tiempos. Aunque es cierto que las casas antiguas tienen mucho encanto o que la zona esté completamente construida y, por lo tanto, las únicas opciones son apartamentos con una cierta antiguedad.

Por supuesto, el aumento de interesados en comprar también se ha traducido en un ligero aumento del precio.

Si compro apartamento, ¿en qué me he de fijar?

No es raro encontrar compradores que, al poco de haber pasado por la notaría, comienzan a arrepentirse de su compra, pues quizás no se adecúe a lo que necesitan realmente. Así, no solo nos hemos de fijar en el precio y en los metros de la casa, sino también en el barrio, en los servicios que ofrece o la cercanía del apartamento a zonas verdes para nuestros hijos o que el colegio de éstos no se encuentre demasiado lejos. Incluso criterios como

También nos hemos de fijar en los ruidos de la calle, si es propensa a los atascos o si suelen cortarla con cierta frecuencia debido a festejos locales, por ejemplo.

Todos estos factores deben pesar en nuestra decisión de compra y no podemos pasarlos por alto. De lo contrario, puede que estos inconvenientes acaben aflorando cuando ya sea demasiado tarde.