A veces la educación empieza por la propia decoración que escojamos para la habitación de nuestros hijos. Así, una habitación infantil Montessori ha ganado adeptos al tiempo que este tipo de filosofía educativa ganaba presencia en la oferta actual de colegios.

De hecho, Kate Middleton es una convencida de este método y no no ha dudado en inscribir a sus hijos en una escuela donde se imparte esta metodología.

Quizás hayas leído mucho al respecto o nada. En este sentido, primero vamos a explicarte quién fue María Montessori y qué es lo que defiende en su sistema educativo.

¿Cómo es el sistema Montessori?

Dicho método fue ideado por la doctora María Montessori (1870 – 1952) y se basa en pilares como la estimulación y el respeto. Así, sostiene que a los niños es preciso dotarles de un espacio de libertad donde se fomente el deseo natural de aprender. La principal premisa es que el niño pueda explorar por sí mismo y lo encuentre todo a su medida. Es aquí donde una decoración infantil al estilo Montessori se vuelve primordial.

Decorar una habitación infantil Montessori

Lo cierto es que el principal mandamiento de una habitación infantil Montessori es la accesibilidad de todos los muebles. En concreto, todo debe estar a su altura para que el niño pueda utilizarlo con completa libertad sin necesidad de recurrir a un adulto.

Pero vamos a verlo con más detalle:

  • Cama accesible y a su altura: Olvídate de camas altas donde el niño apenas pueda subir por sí mismo. El estilo Montessori apuesta por las camas bajas, de materiales naturales como la madera y sin apenas artificios. De esta manera debe estar a la altura del suelo. ¿Y cómo haces esto? No te preocupes, pues ahora existen muchos fabricantes de muebles que se han puesto las pilas y elaboran camas a ras de suelo o apilables.
  • Los juguetes pocos, pero bien organizados y, por supuesto, en lugares accesibles: Un error es considerar que nuestros hijos necesitan poseer muchos juguetes para que puedan entreterse. Todo lo contrario, un exceso de éstos provoca que no sepan con qué jugar o qué hacer para divertirse.
  • Y que no falte un espejo: Tal vez no te parezca un elemento esencial en la decoración de una habitación infantil, pero un espejo colocado a su altura estimulará su aprendizaje y curiosidad.
  • Paredes repletas de láminas e ilustraciones para que su imaginación vuele: Lo cierto es que el niño las contemplará y le ayudarán a evocar historias.
  • Huye del plástico, de los sonidos y las luces en la elección de los juguetes: Es mucho mejor que éstos sean de madera, de colores naturales y nada estridentes. Lo natural estimula mucho más la imaginación.
  • Y la máxima del orden: Puede que cueste un poco, pero el orden es primordial en una habitación que siga la concepción Montessori. De esta manera fomentas su autonomía pues el pequeño sabrá en todo momento dónde encontrar un determinado objeto.
  • Tampoco ovides que cuando adquieras un mueble, éste debe estar adaptado a él. En concreto, hablamos de una librería donde pueda coger los cuentos con facilidad o un armario con la ropa a su altura.

En definitiva, montar una habitación infantil Montessori te será muy sencillo con estas pautas y tus hijos crecerán con la curiosidad por las nubes. No olvides que la curiosidad es la base de la educación y que sin ella poco o nada se puede hacer.

Desde luego con una habitación tan ideal para su imaginación y una casa de madera para niños como la que describimos en un post anterior, te aseguramos que su inquietud por conocer no tendrá límites.