El pequeño de la familia ya necesita su habitación, así que empecemos a decorarla. Decorar una estancia desde cero es mucho más fácil que rediseñarla cuando ya lo está. Y es que sin mobiliario ni paredes que condicionen la decoración podemos elegir lo que más nos guste. En este caso, queremos que la habitación respire armonía, serenidad y sea lo más relajante posible. Las paredes las hemos pintado con un gris muy clarito, un tono perfecto para estancias destinadas al descanso. La cama la hemos colocado debajo de la ventana para que la zona central quede más libre y ganar espacio. Como veis poco mobiliario pero muy funcional. Una habitación perfecta, cómoda, sencilla y elegante.

Residencial Adelfas