Las cocinas pequeñas en L son como un rompecabezas en el que todas las piezas deben encajar a la perfección para que no falte nada, no se sienta agobio y se aporte sensación de amplitud. Es decir, son todo un reto. Te contamos cómo aprovecharlas.

¿Has decidido reformar tu cocina o decorar una nueva y no tienes mucho espacio? Es el momento de pensar en todas las opciones posibles y poner en marcha tu imaginación para aprovechar al máximo los metros que tengas disponibles.

Antes de nada: elabora un plano

Sabemos que has visto unos muebles preciosos que pueden quedar genial en tu cocina, pero si no mides el espacio con el que cuentas puede que cuando los coloques no quepan o no queden bien. Para evitar estos problemas lo mejor es que midas el espacio con el que cuentas y levantes un plano contando con la situación de los desagües y enchufes.

Hazlo a escala y pásalo al ordenador para tener la posibilidad de valorar diversas opciones de distribución.

Elige tu propio estilo

¿Te gusta lo retro o adoras el menos es más del minimalismo? Sea cual sea tu estilo ten en cuenta que si tu cocina es pequeña tendrás que tener solo lo imprescindible, elegir muebles sencillos y colores claros que podrás combinar con elementos decorativos de colores más llamativos.

La disposición de los muebles en las cocinas pequeñas en L

Tal y como su propio nombre indica las cocinas en L tienen los muebles en dos paredes que forman un ángulo en forma de L. La distribución en L se utiliza cuando no se pueden colorar muebles en paredes paralelas porque quedaría muy poco espacio.

En el mercado existen multitud de opciones de muebles para aprovechar al máximo el espacio y la altura.

Si la cocina es en L pero cuadrada y abierta hacia el salón, puedes colocar una isla o una barra americana que sirva como separador.

Muebles útiles

Cada elemento y, por supuesto, cada mueble debe tener una utilidad. Puedes usar, por ejemplo, taburetes que sean espacio de almacenaje o mesas plegables que se queden pegadas a la pared sin ocupar espacio cuando no las uses.

Cuando vayas de compras a por los muebles de tu cocina o a por cualquier otro elemento, piensa en si es bonito, práctico y ocupa poco espacio.

La luz también importa

Un espacio oscuro suele parecer más pequeño, por lo que en las cocinas pequeñas en L es importante la luz. Si tienes luz natural aprovéchala al máximo y no coloques cortinas oscuras sino cortinas que hagan pasar la luz.

Necesitarás también luz artificial para cuando sea de noche o quieras ver mejor en las diferentes áreas de la cocina. Las luces tipo LED pueden ser una buena opción porque ahorran energía eléctrica y aportan mucha luz.

Los colores

A la hora de elegir los colores de techos, suelos, paredes o muebles, ten en cuenta que los colores claros reflejan la luz y aportan una mayor sensación de espacio. Si quieres dar un toque de color hazlo con un cuadro, un reloj o incluso la vajilla o las sartenes.