Los chalets en venta siempre han tenido su club de ‘admiradores’. De hecho, vivir en un chalet es el sueño inmobiliario de muchos. Además, según las últimas estadísticas del Consejo General del Notariado sobre el mercado de viviendas correspondientes a los meses de junio y julio, las compraventas de unifamiliares han aumentado durante este año con respecto a las ventas registradas durante el pasado.

En definitiva, parece que los españoles no solo ponemos los ojos en bonitos chalets en venta, sino que también volvemos a decidirnos por la compra de éstos. A juicio de los expertos, además de una mejora en las persepctivas económicas del país, nos encontramos con el dato de que los hijos del baby boom, los que rondan la cuarentena, se encuentran en una óptima disposición económica, y tras vender la primera vivienda o alquilarla, opta por fórmulas residenciales como la que ofrecen los chalets.

Pero ¿qué características deben reunir los chalets en venta para que nos fijemos en ellos?

Lo cierto es que aquí encontramos varios perfiles de comprador que valoran diferentes aspectos en los chalets en venta. Vamos a verlos pues seguro que en alguno de ellos se encuadran los lectores de este post:

  • El matrimonio joven con hijos. Éstos buscan ante todo más espacio para los niños, mayor tranquilidad y, cómo no, disfrutar de un entorno natural. Aunque, eso sí, no quieren renunciar a cierta cercanía con el colegio de sus hijos, los centros hospitalarios y los servicios que proporciona un núcleo urbano. En este caso, quizás convengan las urbanizaciones con jardín situadas a las afueras de los pueblos o ciudades dado que se encuentran a medio camino entre ambas necesidades.
  • Los que quieren perderse en plena naturaleza. En este caso suelen ser parejas sin hijos, matrimonios con la prole ya crecidita o personas solteras que valoran ante todo la naturaleza y la tranquilidad que ésta les aporta.

Estemos en cualquiera de estas circusntancias debemos escoger una vivienda que aúne tanto un buen precio, amplitud tanto de la casa como de la parcela y, por supuesto, que no suponga muchas reformas.

Obviamente cambiar la ciudad por el campo puede suponer un cambio radical de vida, así que debemos asegurarnos de querer realizar este cambio, pues en temas inmobiliarios el arrepentimiento tiene muy difícil solución (aunque la figura de la hipoteca puente siempre puede solucionarnos este problema).

En cuanto a los precios, ahora se aprecia un repunte en éstos. Una manera muy sencilla de estar atentos a las posibles varaciones son los portales inmobiliarios, donde podemos crear alertas ante posibles bajadas de precio.

Por supuesto, antes de cualquier compra de uno de estos chalets en venta de segunda mano más vale informarse convenientemente de todo e incluso acudir al registro de la propiedad para informarnos de qué es exactamente lo que adquirimos y no haya sustos con posibles lindes cuyos límites no están nada claros. De hecho, aunque el vendedor nos asegure que todo está en orden, nunca está de más asegurarse de que no hay inexactitudes o litigios sin resolver.