Aunque ha habido cierta polémica con el lugar de nacimiento de Cervantes, sabemos por su partida bautismal, celebrada el 9 de octubre en la desaparecida iglesia de Santa María La Mayor, que nació en Alcalá de Henares en el año 1547. Probablemente en la Calle Mayor, donde hoy se encuentra la Casa Natal de Miguel de Cervantes. Una vivienda levantada en los terrenos en los que se supone que nació el 29 de septiembre y que después de diversas reformas fue abierta al público como museo en el año 1956.

Lo que hoy visitamos no existía en el año en que nació Cervantes, pero todo apunta a que la casa familiar en la vivió hasta los 4 años se encontraba en este lugar. En el año 1551 la familia se marchó a vivir a Valladolid. Dos ciudades que fueron muy importantes en la vida de este genio de la literatura universal. La casa actual es un pequeño museo etnográfico en la que los visitantes pueden adentrarse en los hábitos cotidianos de una familia acomodada de los siglos XVI y XVII.

La estructura de la casa es de dos pisos que se sitúan alrededor de un patio interior con un pozo en un lado que abastecía de agua a los habitantes de la casa. Pueden recorrerse las diferentes estancias con todos los objetos propios de su uso, desde el comedor, el dormitorio principal, la cocina, el estrado de las damas…. Y una pequeña exposición relacionada con el Quijote. La galería inferior se sustenta sobre ocho columnas decoradas con capiteles corintios que proceden del Palacio Episcopal de Alcalá de Henares, mientras que el piso de arriba se sostiene con pilares con zapatas y balaustradas de madera.

En las diferentes estancias que pueden recorrerse a lo largo de la visita al museo, podemos observar cómo se han recreado con esmero las costumbres, gustos y quehaceres cotidianos propios de la época. Por esta razón, es fácil imaginarse que nos cruzamos con los antiguos inquilinos de la vivienda.

La reconstrucción se llevó a cabo en el año 1956 a partir de la finca original, anteponiéndose el jardín a la casa, que sirve de acceso principal. Pero además, entre 1997 y 2003 se realizaron diversas obras para incorporar un edificio anexo y acondicionar sus estancias: la antigua bodega, el lucernario del patio y la restauración de los frescos que decoran la botica y la cámara del padre de Miguel de Cervantes. Además, se ha climatizado el museo y restaurado la cubierta.

En la planta baja encontramos ocho estancias, entre las que destacan la sala de recibir, la cocina, la botica y el estrado de las Damas. En esta última se reunían las mujeres para interpretar música, leer, coser, charlas y rezar. Todo ello, sentadas sobre unos almohadones al calor de un brasero típico de la época.

La primera planta está compuesta también por ocho estancias como la alcoba del caballero, los aposentos de las mujeres y los niños, y el estrado de los niños, donde se encuentra una cuna que recrea el nacimiento de Cervantes. En la actualidad, alberga también una importante colección de muebles cerámicas, grabados y cuadros de la época, así como un importante fondo bibliográfico.