¿Has decidido cambiar el calentador de tu casa y tienes dudas sobre cuál poner? Seguramente preferirás un calentador que ahorre energía (luz o gas) y agua, que sea eficiente y que aporte un buen caudal de agua caliente de forma rápida. Te contamos en qué consisten y qué ventajas tienen los calentadores eléctricos instantáneos.

Los hogares actuales cada vez tienden a ser más respetuosos con el medio ambiente y está en nuestra mano utilizar sistemas que cuiden la naturaleza ahorrando recursos naturales. En ese sentido se utilizan electrodomésticos eficientes desde el punto de vista energético que, además nos hacen ahorrar dinero cada mes en la factura del agua, de la luz y del gas.

Cómo funcionan los calentadores eléctricos instantáneos

Si en tu casa todo funciona con electricidad y tienes un termo para el agua caliente sabrás que el problema es que cuando se termina el agua caliente hay que esperar. Sin embargo, con los calentadores eléctricos instantáneos eso no sucede porque funcionan de otra manera.

Un calentador instantáneo utiliza la electricidad para aumentar la temperatura del agua en el momento en que la necesitamos, es decir, el agua se calienta de forma instantánea, al contrario de lo que ocurre con los termos de agua caliente tradicionales que funcionan por acumulación.

La principal desventaja es que inicialmente necesitan electricidad para dar agua caliente en el momento en el que se necesita, pero, a largo plazo, se ahorra energía puesto que no existe la necesidad de calentar el agua de forma continua.

En el mercado existen diversos modelos de calentadores eléctricos instantáneos ya que algunos tienen un tamaño reducido y dan agua caliente a varios grifos, mientras que otros dan agua caliente a un solo grifo y son más pequeños.

Ventajas de los calentadores eléctricos instantáneos

Como consecuencia de todo lo anterior, los calentadores eléctricos instantáneos aportan las siguientes ventajas:

  • Suelen ser bastante compactos por lo que es fácil colocarlos en casi cualquier lugar ya que no ocupan mucho espacio.
  • Generalmente su instalación es sencilla puesto que solo se conectan a la red eléctrica y a la instalación de agua.
  • Existen modelos que se adaptan a cada necesidad. Es decir, a lo mejor quieres utilizar el calentador para varios grifos y optas por un modelo más grande o te decides a utilizarlo solo para un grifo, por lo que basta con un modelo más pequeño.
  • Se reduce el consumo de electricidad puesto que, al contrario de lo que sucede con los calentadores eléctricos tradicionales, no está continuamente calentando el agua acumulada en el calentador.
  • Se obtiene el agua caliente bajo demanda.

Para obtener el mejor resultado consulta las diversas opciones que hay en el mercado, escoge varios calentadores y compara características y precios. Si necesitas asesoramiento técnico para decidir sobre las características del calentador consulta con un experto.

Deberás tener en cuenta diversos factores como: la potencia de luz que tienes contratada, el número de personas que sois en casa y si la casa es la vivienda habitual o una casa de vacaciones, entre otros aspectos.