El ahorro de energía se ha convertido en una de las prioridades más importantes tanto para cuidar el medioambiente como para reducir las facturas de suministros en nuestra casa. Te contamos las ventajas de la calefacción eléctrica de bajo consumo y lo que debes tener en cuenta a la hora de elegirla.

Cuando llega el frío del invierno, llega el momento de encender la calefacción y tememos la factura que nos puede llegar. Aunque la electricidad no ha sido una energía cara, desde hace unos años su precio ha ido aumentando considerablemente y, además, se eliminó la tarifa nocturna.

No obstante, además del precio, en el consumo de energía eléctrica influyen factores como el número de personas que viven en la vivienda, el tiempo que se pasa en casa, la orientación de la casa o el aislamiento.

Sistemas de calefacción eléctrica

Entre los sistemas de calefacción eléctrica podemos destacar los siguientes:

  • Radiadores de aceite. Funcionan transmitiendo calor a través de una resistencia a un aceite especial. Su ventaja es que mantienen bastante tiempo el calor.
  • Radiadores de cuarzo. Producen un calor muy intenso y de forma muy rápida.
  • Convectores. Expulsan aire caliente y es aconsejable utilizarlos como complemento de otros sistemas.
  • Acumuladores de calor. Almacenan calor para liberarlo poco a poco cuando se necesita.

Cada espacio y cada casa requiere un tipo de calefacción diferente y lo más importante es que sea eficiente y respete el entorno natural.

Ventajas de la calefacción eléctrica de bajo consumo

Si te has decido por un sistema de calefacción eléctrica de bajo consumo debes conocer sus ventajas que son las siguientes:

  • Se trata de una energía limpia que no produce humos, ni olores, ni residuos puesto que no existe combustión.
  • La electricidad es segura, puesto que no es necesario almacenarla, simplemente se enchufa el aparato a la red eléctrica.
  • La instalación y el mantenimiento son muy sencillos.
  • Cada radiador cuenta con su propio termostato por lo que se puede regular de forma individual.

Cómo elegir el mejor sistema de calefacción eléctrica de bajo consumo

Elegir el sistema de calefacción es una decisión muy importante puesto que una buena elección puede suponer un gran ahorro. Antes de nada, tendrás que tener en cuenta los diferentes tipos de calefacción que existen además de la eléctrica como la de gas, las calderas de biomasa, la bomba de calor o el suelo radiante.

Si te has decidido por un sistema de calefacción eléctrica considera los siguientes aspectos para elegir mejor:

  • Qué superficie tiene tu casa. Elabora un plano y fíjate en la distribución.
  • Con qué aislamiento
  • Qué orientación No tendrás las mismas necesidades de calor si tu casa está orientada al norte que si está orientada al sur.
  • ¿Vives todo el año o no? En una casa a la que vas solo de vez en cuando no tendrás grandes necesidades de calor.
  • Consulta con un especialista para saber dónde es mejor colocar cada elemento.
  • Fíjate en la etiqueta energética para asegurarte de que sea de bajo consumo.