¿Un modelo contrato de arras? Quizás estés a punto de adquirir una casa y te hayan hablado de la posibilidad de firmar un contrato de arras, ¿verdad? Pero ¿en qué consiste esta figura jurídica? Pues debes saber que la firma de dicho contrato tiene como fin reservar el derecho sobre la vivienda a cambio de la entrega de una cantidad. De hecho, se llama arras o señal a la cantidad que el futuro comprador otorga al vendedor en concepto de reserva. Vamos a verlo con más detenimiento. Después, por supuesto, te explicaremos dónde puedes hacerte con un modelo adecuado para este propósito que te inspire seguridad, pues con el dinero y las ilusiones no se juega. Por lo tanto, no te tomes a la ligera este contrato.

¿Qué debe contener un modelo contrato de arras?

Un modelo de contrato de estas características debe ser lo más pormenorizado posible respecto a aspectos como la identificación de la vivienda, así como sus anexos, el precio y la forma de pago, además del plazo previsto para el otorgamiento de la escritura pública. También se han de incluir los pactos sobre distribución de los gastos derivados de la compraventa, en caso de que éstos existieran.

En cuanto a la cuantía de a cantidad que abonemos a cuenta, ésta depende de lo que decidan ambas partes. Por lo tanto, el comprador y el vendedor deben ponerse de acuerdo respecto a este extremo. Eso sí, si consideras que te has topado con la casa de tus sueños, no escatimes con la señal, pues de esta manera te asegurarás que el vendedor tenga realmente complicado cambiar de opinión.

Por supuesto, estamos ante un contrato y, como tal, vincula a ambas partes. De esta manera, para el comprador supone el compromiso de adquirir la vivienda en el plazo y condiciones estipuladas en el contrato. Aunque es factible que éste renuncie a comprar la vivienda, aunque supondrá la pérdida de la cantidad entregada en concepto de arras o señal. Además, pierde el derecho a reclamarla. Únicamente en el caso de que haya existido un vicio oculto en la vivienda objeto del contrato estarás en disposición de recuperarla.

Por su parte, si el vendedor se echase para atrás y decidiese no vender, éste será penalizado con la devolución por duplicado de la cantidad que se le entregó a cuenta. En cuanto a esta cantidad entregada, debemos saber que está sujeta a IVA. ¿Dónde puedo encontrar un modelo contrato de arras?

En este sentido, en internet es fácil encontrar diversas páginas donde se recopilan diferentes modelos de contrato y formularios entre los que, por supuesto, se encuentra el modelo de contrato de arras. Así, si los consultamos veremos que efectivamente en este tipo de documentos se recoge todo lo que hemos expuesto, pues su propósito es que no haya confusiones ni discrepancias entre ambas partes. De hecho, cuanto más pormenorizado lo hagamos, mejor dado que evitará posibles controversias motivadas por la interpretación de alguna condición que no haya quedado suficientemente clara o que, directamente, no se haya recogido.