Encontrar unos sillones infantiles que sean de nuestro agrado resulta sumamente divertido, pero también fatigoso. No en vano, aunque nos hallamos ante una de las tareas que más divierte a los padres, el abanico de posibilidades decorativas es vasto. Así, quizás una de las misiones que nos hayamos propuesto es encontrar unos sillones infantiles donde nuestros hijos puedan sentirse a gusto. Así, el mercado ofrece diversas posibilidades y diseños que pasan por materiales naturales como la madera, el plástico y, cómo no, diseños más vanguardistas o clásicos. Vamos a ver cómo se presenta el tema en este asunto si tu meta es encontrar unos sillones infantiles.

Materiales de los sillones infantiles

Últimamente están ganando presencia los sillones infantiles confeccionados con materiales naturales como la madera, el mimbre o el algodón. En este sentido, no hay que olvidar que las sillas artesanales de madera y mimbre siguen de plena actualidad. Aunque es cierto que el plástico continúa estando muy vigente por su versatilidad y lo económico de su precio. A estos materiales se han incorporado otros nuevos como sillones de espuma o hinchables.

Así, el mercado se está volviendo sumamente original e incluso ofrece sillones infantiles confeccionados con materiales reciclados como neumáticos, cajas de frutas e incluso palets. Este último es un elemento que está muy en boga y que está siendo reutilizado con múltiples fines decorativos. Lo cierto es que encontramos numerosas páginas web que nos suministran todas las pautas para que nosotros mismos nos animemos a confeccionar nuestros propios sillones infantiles. Ten presente que el ‘házlo tú mismo’ (o Do It Yourself) está más presente que nunca y solo es preciso buscar tiempo para llevarlo a cabo y, posteriormente, sentirnos orgullosos del resultado.

También el diseño vanguardista ha entrado con fuerza y podemos ver sillones infantiles de aspecto moderno y sofisticado. En concreto, se ha popularizado el sillón ball. A esto se añaden los diseños clásicos de sillón en su versión mini que cuentan con estructura de madera maciza y tapizado en poliéster, además de motivos infantiles como los dibujos del momento.

¿Para qué va a ser destinada esa silla infantil?

Una de las primeras preguntas que debemos hacernos a la hora de seleccionar uno u otro modelo de sillones infantiles es el uso que vamos a darle y la edad del niño. Por lo tanto, no es lo mismo un asiento cuyo propósito será ayudar al niño a sentarse en una pequeña mesa para jugar y otro que sirva para que le acompañe en sus años de estudio. En este último caso harías bien en decantarte por una silla regulable y, por supuesto, que no resulte demasiado aniñada pues recuerda que tus hijos se convertirán dentro de unos años en adolescentes que no querrán, bajo ningún concepto, ponerse a estudiar en un silla plagada de motivos infantiles. Sí, desgraciadamente los niños crecen…