Ayer leí en el último número de Actualidad Económica un reportaje muy interesante y en el que Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Vía Célere ha participado. Es verdad que la actividad inversora está en estado de letargo, pero… es simplemente culpa de la falta de compradores? o realmente hay otros factores exógenos que están influyendo en la reactivación del mercado inmobiliario?

Entre las opiniones de expertos del sector, nuestro presidente comentaba que entre los promotores se tiene la impresión de que la Administración está también tardando más en responder que cuando estábamos en la época de bonanza inmobiliaria. Como dato curioso a resaltar por ejemplo, el número de licencias concedidas, que si bien Madrid es la Comunidad Autónoma donde más se han concedido durante lo que llevamos de 2011, las cifras son casi seis veces menores que las obtenidas durante el boom, y como consecuencia, los proyectos están tardando en salir más de nueve meses.

Y es que tener una promoción paralizada ralentiza (entre los gastos que supone) el empleo, ya que por cada vivienda nueva se generan 2,6 puestos nuevos de trabajo. Así que, tendríamos que poner todos un poco de nuestra parte, empezando por los de “arriba”, dejar la apatía administrativa que está ralentizando la actividad, la creación de empleo, los ingresos etc. y entre todos, cambiar la situación actual inmobiliaria.