Llega el verano, aumentan las temperaturas y las ventanas se abren. El polvo se vuelve el pan nuestro de cada día, y con ello el polen e incluso la contaminación propia del tráfico, sobre todo en las grandes ciudades. En los hogares ya no solo preocupa mantener una temperatura confortable a través del aire acondicionado, sino que la calidad del aire sea buena. Ahí es donde entran en acción los purificadores de aire como Airocide.

Los purificadores de aire no tienen nada que ver con los filtros tradicionales. Mientras que estos últimos utilizan una serie de barreras para filtrar las partículas de polvo y de más gérmenes y requieren de un mantenimiento constante, los purificadores de aire se encargan de eliminar directamente las impurezas y devolver aire limpio, el mismo aire, sin filtros.

Airocide funciona mediante una serie de catalizadores que absorbe los patógenos dañinos y gracias a una luz de alta intensidad, los destruye. De esta manera, lo que devuelve es aire puro, limpio, sin emisiones de ningún otro tipo. Este tipo de tecnología puede con toxinas varias presentes en pinturas, fertilizantes, aerosoles, materiales de construcción… Así como los clásicos como el polvo, el polen o los gérmenes que producen los animales o las personas que están enfermas al estornudar, por ejemplo.

La marca explica que esta tecnología surgió de la necesidad de purificar el aire de los astronautas en la Estación Espacial Internacional. En un entorno hermético y sin ventilación con el exterior, los filtros tradicionales se antojaban insuficientes, con lo que había que encontrar una solución que no se limitara a atrapar la suciedad del aire, sino que la eliminara por completo. Airocide es capaz de eliminar virtualmente el 100% de estos patógenos, con lo que su uso continuado ayudará a mantener un entorno limpio en todo momento.

¿Para quién está recomendado un purificador de aire?

Los animales domésticos desparasitados y controlados no suponen un problema de salud para las personas, sin embargo los perros pueden traer consigo suciedad en su pelo y patas, que a menudo acaba esparcida por el domicilio. Un purificador de aire ayudará a mantener este tipo de patógenos al margen de de nuestra casa.

Los bebés son un grupo de riesgo evidente. Incluso aunque la limpieza de su habitación sea exhaustiva, incluso los materiales de limpieza contienen tóxicos y químicos que pueden afectar a la salud. Como este tipo de dispositivos también eliminan estas sustancias, la opción de instalar uno en la habitación de los niños es una opción más que interesante.

En primavera y veran mucha gente se ve afectada por diferentes alergias, aunque las más comunes son las que tienen que ver con el polen y la floración de los árboles y las plantas. Estas diminutas partículas afectan a la calidad de vida y pueden crear reacciones durante semanas. Mantener las puertas y ventanas cerradas y contar con un purificador de aire como Airocide puede ayudar a prevenir estornudos e infecciones.

Vigila tu salud sin renunciar al diseño

Pero estamos hablando no solo de salud, sino de elegancia. Airocide dispone de un diseño que nada tiene que envidiar a lámparas, equipos de sonido y otros elementos comunes en nuestro salón, que además de cubrir una necesidad, aportan valor al entornos por su diseño. Este dispositivo se puede colocar en un poste o colgado de la pared, y sus líneas elegantes lo harán pasar por un elemento más de la decoración. Existen muchos más modelos y si alguien de tu familia es sensible a este tipo de problemas, quizá sea buena idea apostar por uno de estos dispositivos. Sin duda, una opción ideal para todos aquellos que tengan problemas respiratorios, alergias vivan en ambientes con una calidad baja de aire.