Pedro Gila

¿Vuelve el pequeño ahorrador? Durante el año 2014 los inversores institucionales invirtieron 14.000 millones de euros en distintas categorías de activos inmobiliarios en nuestro país, una cifra sólo superada en 2006 y 2007,  años previos a la gran crisis inmobiliaria. De este modo, estos agentes se han posicionado para participar en la recuperación del sector. Su experiencia acumulada a través de su participación en procesos similares acontecidos en otras partes del mundo, unido a una sólida preparación,  les suele conceder interesantes ventajas sobre otros inversores menos sofisticados, lo que se traduce finalmente en mayores retornos sobre la inversión y unos riesgos más ajustados.

Por contra, los inversores minoristas suelen responder con mayor retardo a los estímulos que de forma consciente o inconsciente reciben del entorno. En este sentido, el estímulo monetario juega un papel decisivo en la toma de decisiones de inversión de este tipo de inversores-ahorradores.

Dicho lo anterior, considero que la política monetaria ultraexpansiva del BCE está sentando las bases para que 2015 pueda marcar el inicio de la vuelta de los pequeños ahorradores que, expulsados  por el nulo rendimiento de los activos financieros de bajo riesgo, busquen en los inmuebles en alquiler un modo de hacer rendir sus ahorros. La caída de los precios de la vivienda, la mejor disposición de las entidades financieras a financiar este tipo de inversiones sobre la base de un correcto análisis del riesgo y la mencionada escasez de activos alternativos  permite anticipar este comportamiento.

Pedro Gila, director patrimonial de Vía Célere