Una de las cosas que más nos preocupa cuando tenemos una casa pequeña es aprovechar el espacio al máximo y que la superficie que tenemos parezca más grande. En este sentido el orden en casa juega un papel esencial para que todo esté en su sitio, podamos encontrarlo y el uso del espacio se optimice.

Cuando entramos en una casa y está todo desordenado solemos tener dos malas impresiones a la vez: que el espacio no está limpio y que la habitación es pequeña. Sin embargo, no se trata solo de ordenar, sino también, y sobre todo, de mantener el orden.

Solo vas a necesitar constancia y 21 días para adquirir una serie de hábitos que te permitan ordenar y respetar el orden con sencillas acciones diarias.

¿Conoces las técnicas para mantener el orden en casa? ¡Toma nota, te las contamos!

Descubre el método de Marie Kondo

Marie Kondo siempre fue una apasionada de las revistas de decoración hasta que decidió escribir un libro con consejos para el orden en casa que se convirtió en un best seller, La Magia del Orden. Herramientas para ordenar tu casa… ¡y tu vida! (Aguilar, 2014), Estos son los consejos de Marie:

  • Guarda solo lo que te transmita alegría. Tendemos a guardar multitud de objetos y ropa en casa que no utilizamos nunca o que no necesitamos. Saca todos esos objetos de donde están guardados y analiza lo que te transmiten para guardar solo lo que te aporte energía positiva.
  • Ordena por categorías, no por áreas. Esto quiere decir que una vez que hayas seleccionado lo que te quieres quedar en base al punto anterior, no empieces a ordenar por habitaciones, primero la cocina, luego el baño etc., sino que es mejor ordenar por categorías. Por ejemplo, si decides ordenar la ropa pon en un mismo lugar toda la que quieres conservar y ordénala.
  • Empieza por la ropa. Es lo más fácil porque también puedes ordenar por categorías: camisetas, pantalones, ropa interior etc. A continuación, puedes seguir con libros, papeles y objetos de diverso tipo.
  • Opta por muebles que sirvan para guardar cosas. La elección de los muebles de nuestra casa también va a influir en el orden. Elige muebles que te permitan guardar ropa, libros y otros objetos pero de forma que esté todo a la vista y que al abrir el mueble encuentres rápido las cosas. También es posible utilizar objetos del día a día para guardar cosas como las cajas de zapatos que estén vacías.

Método de las 5 eses

Se trata de un método japonés que nos ayuda a mantener el orden y la limpieza en casa. Las palabras que empiezan por ese que utiliza este método, son las siguientes y cada una tiene una importancia:

  • Seiri. Se refiere a la necesidad de diferenciar lo necesario de lo innecesario, para poder descartar esto último. Muchos de los objetos o ropa que guardamos no la utilizamos nunca o casi nunca. El secreto está en superar el apego afectivo y quedarnos solo con lo imprescindible.
  • Seiton. Es la palabra que se relaciona con poner las cosas en orden, una vez hecho el descarte de cosas según el seiri. Los elementos que han quedado deben ser ordenados para que sea fácil encontrarlos y se reduzca el tiempo que tardamos en buscarlos.
  • Seiso. Se refiere a la limpieza que debe ir tras el orden. No consiste solo en quitar el polvo y pasar la aspiradora, se trata también de reparar todo lo que está roto para que la casa esté perfecta y en orden.
  • Seiketsu. Una vez hecho todo lo anterior llega el momento de que nos apliquemos a nosotros mismos el concepto de orden anterior. El objetivo es adquirir rutinas saludables, abandonar hábitos que dañan nuestra salud, cuidar la alimentación, mantenernos en forma.
  • Shitsuke. De nada sirve seguir los pasos anteriores si en una semana todo vuelve a estar desordenado. Es importante adquirir una rutina para verificar que todo lo que hemos ordenado, limpiado y reparado está correcto. Para ello tendremos que marcar unas pautas y respetarlas, por ejemplo, limpiar la casa una vez a la semana o tirar cosas que no sirven una vez al año.

Cómo cambiar tus hábitos para mantener el orden en casa

Lo más difícil en relación al orden en casa es cambiar nuestros hábitos y los de las personas que conviven con nosotros para que la casa siga ordenada y limpia. ¿Qué puedes hacer? Te proponemos algunos trucos:

  • Establece las tareas semanales. Elabora un planing semanal en el que se establezcan las tareas que se deben hacer y las personas que será la encargada de cada tarea. Tus hijos también podrán contribuir a las tareas domésticas en función de su edad, cuanto antes adquieran buenos hábitos mejor.
  • Controla que todo se está haciendo. Al finalizar cada tarea se deberá marcar en el planing que se ha realizado. Puedes establecer premios para tus hijos que no necesariamente deben consistir en regalos, puede ser, por ejemplo, ver una película juntos.
  • Antes de salir de casa comprueba el orden. Es habitual que todos los días salgamos de casa con prisas y dejemos la cama sin hacer, los platos del desayuno en el fregadero o el baño desordenado. Es importante que, si es necesario, toda la familia se levante antes y dedique un poco de tiempo a hacer esas pequeñas tareas. Todos lo agradecerán al final del día y el fin de semana no lo tendréis que destinar a limpiar y ordenar, sino a disfrutar del tiempo libre.
  • Deja siempre las cosas en su sitio. Debido al cansancio del día a día, tendemos a dejar la ropa en una silla o las llaves del coche o de la casa en el primer sitio que encontremos al llegar. Esto supone que tendremos que invertir tiempo en buscar lo que necesitamos. Haz el esfuerzo de colgar la ropa y de guardar las llaves en el mismo sitio cada día.

¿Qué haces tú para mantener el orden en tu casa? ¿Funciona?